El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Hernias discales y tratamientos con células madre


Resultado de imagen de hernia discal creative commonsAunque bastantes personas conciben la columna vertebral como un conjunto de huesos, los espacios entre huesos estan ocupados por unos discos de cartílago que son vitales para el funcionamiento correcto de la columna. Son los discos vertebrales y cuando la columna vertebral duele de forma reincidente puede ser porque estos discos esten dañados. Poder regenerar estos discos a través de células madre del propio pacientes sería un paso importante para la medicina regenerativa.


Las hernias discales es el momento en el que el daño del disco intervertebral es grande y fluye desde el interior hacia el exterior, a veces empujando e inflamando alguno de los nervios que sugen de la columna vertebral. No es un problema mortal, pero sí muy molesto y que puede llegar a llevar a una invalidez funcional si el dolor es muy fuerte.

Tratamientos de hernias discales 

Los medicos y fisioterapeutas son los especialistas encargados de indicar a cada persona cual es el tratamiento a seguir en el caso de tener una o varias hernias discales. En gran medida este tratamiento dependerá del nivel del dolor que siente el pacciente, ya que a veces las hernias no contactan con ningun nervio y no son molestas.

1. Prevención e higiene corporal.

Una de las primeras cosas que suelen enseñar al paciente es a evitar todo aquello que le puede perjudicar más. Eso supone no levantar pesos pesados, aprender a situar el cuerpo de forma correcta, evitar ejercicio físico en el que se trabaje la columna en carga, etc.

Una de las medidas más importantes es trabajar la musculatura paravertebral, músculos profundos que no se trabajan haciendo deporte sino manteniendo una postura erguida. En algunos pacientes la práctica dirigidad de ejercicios corporales (lease Pilates, Hatha Yoga, estiramientos en suelo) puede ser beneficiosa, trabajo que se debe realizar con un fisioterapeuta o un professor con experiencia.

2. Tratamiento farmacológico.

No hay pastillas que curen las hernias discales, pero existen algunas que pueden evitarte los síntomas de tu problema. Es decir, que te pueden dar comprimidos para atenuar el dolor que sientes. En algunos casos incluso se administran relajantes musculares o agenetes antiinflamantorios.

3. Tratamientos fisioterapeuticos.

Algunos profesionales también aplican otros tratamientos adicionales, como terapias de frio-calor, terapia eléctrica o con magnetismo.

4. Intervención quirurgica.

Si el caso es grave se llega a intervenir eliminando el disco intervertebral y se fijan las dos vertebras adyacentes para estabilizar la región. La intervención se usa sólo en casos extremos porque puede tener complicaciones, la columna pierde flexibilidad y el resto de discos vertebrales se veran sometidos a una mayor presión a partir de ese momento.

5. Tratamientos regenerativos.

La llegada de las células madre ha abierto la posibilidad de buscar terapias en las que los discos se pueden regenerar y se curen de forma parcial o total las hernias. Hasta el momento todo lo que hay son tratamientos de tipo experimental, con animales como los perros, que también sufren de este problema, y con personas con dolores lumbares (que suelen tener algun tipo de daño discal, pero no necesariamente una hernia).


Estudios científicos conocidos

2007. El Centro Teknon (Barcelona) en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III (Madrid) inician un estudio (ensayo con 10 pacientes) para evaluar la capacidad regenerativa del disco intervertebral lumbar por medio del implante de células progenitoras mesenquimales de médula ósea.

2011. Se publica un estudio anterior. La mayor parte de pacientes (9 de 10) mejora la percepción del dolor, que se reduce. En el 50% de los pacientes se aprecia una mayor altura e hidratación de los discos intervertebrales.

2017, mayo. Se publican los resultados de un ensayo para curar las hernias discales en perros de la raza "pastor alemán".

No hay comentarios:

Publicar un comentario