El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

División de las células madre y las mitocondrias

Uno de los últimos descubrimientos sobre el funcionamiento vital de las células madre está relacionado con un uno de sus orgánulos, las mitocondrias. Si recuerdas algo de la biología que estudiaste en el instituto, te sonará que las mitocondrias son orgánulos que se encargan en generar la energía de las células, consumiendo azucares. Además este es un orgánulo singular porque es el único de las células animales que tiene en su interior ADN, un ADN que es diferente del ADN del núcleo de la célula. Lo que han descubierto este 2015 un grupo de científicos es que las mitocondrias también están implicadas en la "juventud o vejez" de las células.

Lo que han descubierto los científicos es que cuando las células madre se dividen por mitosis para generar una célula hija, las dos células que aparecen por la división obtienen diferentes tipos de mitocondrias. La célula hija se queda las mitocondrias viejas, mientas que las células madre se quedan las mitocondrias jóvenes. Resulta que estos orgánulos tienen cierto ciclo de vida, ya que son capaces de fusionarse o dividirse. Y parece ser que las mitocondrias viejas no tienen la capacidad de realizar la fisión mitocondrial.

Para aquellos que estáis interesados en el ciclo de vida de las mitocondrias, os recomiendo el siguiente artículo de Biounalm y este otro, sobre la investigación de la incidencia de las mitocondrias en el infarto de miocardio.


1

No hay comentarios:

Publicar un comentario