El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

La eliminación de células en el envejecimiento de los tejidos

La mayor parte de estudios centrados en el envejecimiento de los tejidos se centran en el proceso de recambio de las células gracias a que las células madre generan nuevas células. Pero hay otros mecanismos importantes, como por ejemplo la competición de las células del mismo tejido entre si y la eliminación de las células menos aptas, tal y como ha descubierto el equipo de Eduardo Moreno.

Su grupo científico ha investigado el envejecimiento celular en al epidermis de las moscas de la fruta Drosphila, y han encontrado que hay un gen llamado Azot que es responsable de la eliminación de la células que estan menos aptas y que es clave en el mantenimiento de los tejidos jóvenes. El gen Azot es dominante, por lo que sólo se manifiestan los mutantes cuando no funcionan las dos copias del gen. En el caso de los mutantes (homocigotos recesivos) el gen no se expresa y entonces los tejidos sufren más malformaciones y son susceptibles de que mutaciones aleatorias aceleren la degeneración tisular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario