El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Neutropenia autoinmune y su tratamiento con células madre

Neutropenia autoinmune es una enfermedad en el que el cuerpo no identifica a un tipo de células del sistema inmunitario llamadas neutrófilos granulocíticos como parte del cuerpo. O dicho de otra forma, los detecta como agentes extraños, foraneos, invasores. Por ello otras células del sistema inmune crean anticuerpos para atacar a los neutrófilos y destruirlos, al igual que harían con una infección vírica o bacteriana.

Este transtorno autoimne es más frecuente en bebés y niños pequeños, y fue descrito por primera vez en 1975 (lo cual no quiere decir que no existiera antes, sólo que no se sabía porque morían los bebés). La reacción autoinmune hace que se eliminen parte de los glóbulos blancos (neutropenia) y que por lo tanto que aumente el riesgo de infecciones que podrían llevar al bebé a la muerte aunque hay niños que superan la neutropenia autoinmune después de varios meses y pueden seguir una vida normal.

Existen varias posibilidades para su tratamiento siendo esencial siempre el uso de antibioticos para prevenir las infecciones y eliminarlas. Otras terapias se centran en reducir la producción de anticuerpos administrando coritcosteroides y el aumento de la proliferación de neutrófilos con factores de crecimiento. El tratamiento con células madre está basado en la sangre cordón umbilical, es preventivo y también ayuda a atenuar la inflamación. Por ello puede ser aplicado antes de una situación de crisis o incluso para paliar una infección grave, aunque hay que tener en cuenta que la compatibilidad de las células del donante sea máxima para evitar un rechazo inmune.

Lo que se hace es administrar células madre de la sangre del cordón umbilial que sean compatibles con la genética del bebé y que sean capaces de instalarse en la médula ósea para regenerar el sistema inmunitario, en especial los neutrófilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario