El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Inmunodeficiencia por deficiencia de quinasa IKK-gamma

Dentro de la lista de patología que pueden ser tratadas con células madre del cordón umbilical hay una inmunodeficiencia que es nombrada como "Deficiencia IKK-gamma", pero si buscas en Internet como las células madre ayudan en esta situación no encontrarás información. El tratamiento se trata, al igual que otras inmunodeficiencias genéticas en realizar una transfusión de células madre hematopoyéticas sanas, para que vayan a la médula ósea y la repueblen. Si todo va bien a partir de ese momento las nuevas células madre producirán los leucocitos o glóbulos blancos con normalidad.


Pero profundicemos un poco más en que es la deficiencia IKK-gamma. Resulta que la abreviatura IKK se refiere a la enzima IkB quinasa, que es una proteína que regula uno de los procesos clave de la respuesta de inflamación. De esta forma un deficiencia de la quinasa IKK haría que no se propagara la señal molecular y que no existiera la inflamación. El problema de la falta de inflamación es que hace que el sistema inmunitario no funcione bien, ya que es la señal que les indica donde hay una infección o herida. Lo que no tengo claro es a que se refieren con la palabra gamma, que podría indicar que el error de la quinasa IKK se encuentra en una subunidad de la proteina, pero no lo se. Así que queda pendiente de revisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario