El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Biomarcadores de las células madre cancerígenas

La última noticia importante sobre las células madre cancerígenas trata sobre el descubrimiento de un biomarcador natural que es fluorescente y que permite localizar con mayor facilidad este tipo de células. El marcador biológico es la vitamina B2, una sustancia que se almacena en las células madre cancerígenas y que emite luz amarillenta, verde, después de ser iluminada. Aún se desconocen muchos detalles, pero la presencia de cantidades grandes de vitamina B2 permite usar técnicas de detección más sencillas, sin que se tengan que aplicar substancias fluorescentes externas, como por ejemplo anticuerpos modificados.


Hasta el momento se habían descubierto algunos marcadores, aunque muchos de ellos eran específicos para cánceres de un tipo de tejido o región del cuerpo humano.

CD271. En julio de 2010. Investigadores de la Universidad de Stanford reportaron en la revista Nature que habían encontrado un marcador, el CD271, que identificaba la existencia de células madre en los melanomas, una población pequeña que si no era eliminada hacia que se reprodujera el melanoma de nuevo.

CD133. Es un biomarcador de células madre neurales normales, que también se ha encontrado en los casos de cáncer cerebral, y también para detectar las células madre de cáncer de colon.

CD44. Se emplea para la detección de las células madre de cáncer de mama.

ALDH (aldehido deshidrogenas). Se usa para identificar las céluals madre de cáncer de mama, próstata y páncreas, junto con otros marcadores.

Vitamina  B2. Septiembre de 2014, se anuncia el descubrimiento de la existencia de depósitos de esta vitamina, que al ser fluorescente se convierte en un excelente marcador.

Si alguna persona entendida en el tema: estudiante, becario, docente o investigador científico, puede confirmar, completar o rectificar los datos que he expuesto estaría genial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario