El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Tratamiento para la inmunodeficiencia ligada al cromosoma X con células madre

Las inmunodeficiencias ligadas al cromosoma X son enfermedades genéticas que provocan que el sistema inmunitario de la persona no responda ante cuerpos u organismos extraños. Se observa una menor cantidad de glóbulos blancos en la sangre, o incluso una ausencia completa de ellos. Como se expresan desde tempranas edades una vez que el niño nace es vulnerable ante infecciones y muchas veces es necesario que esté protegido en una campanas especiales que evitan que enferme.

La agammaglobulinemia ligada al cromosoma X es un ejemplo de este tipo de enfermedades genéticas, en el que el alelo mutante (el que provoca la enfermedad) tiene un patrón recesivo frente al alelo normal, que es dominante. Al ser una enfermedad genética ligada al cromosoma X, el patrón de expresión es diferente en hombres y mujeres. Los hombres (XY) no pueden ser portadores. Si heredan un cromosoma X sano de la madre, no tendrán la enfermedad, pero si heredan un cromosoma X defectuoso de su madre, padecerán la inmunodeficiencia. Los hombres reciben del padre siempre el cromosoma Y.

En cambio las mujeres pueden ser portadoras de la enfermedad, transmitiendo el gen a sus hijos e hijas pero sin padecerla. Si el padre está sano, transmitirá su cromosoma X sano a todas sus hijas, y ninguna padecerá la enfermedad. Al contrario, un hombre que padezca agammaglobulinemia ligada al cromosoma X (aunque haya sido tratado) transmitirá el gen X defectuoso a todas sus hijas, que serán portadoras, de forma que es posible que los nietos de ese hombre vuelvan a padecer la enfermedad.

Uno de los 4 tratamientos habituales para la inmunodeficiencias ligadas al cromosoma X es la transfusión de células madre hematopoyéticas, normalmente de la sangre del cordón umbilical. Los otros tres tratamientos son:
  • Terapia de reemplazo de anticuerpos. Se administran los anticuerpos que el cuerpo no es capaz de producir, muchas personas pueden realizar una vida normal usando este tipo de terapia (por ejemplo es usada para aquellos que tienen agammaglobulinemia ligada al cromosoma X).
  • Tratamientos con enzimas y proteínas. El interferón gamma, PEG-ADA y G-CSF, son tratamientos complementarios que suelen ser usados como ayudas a otros tratamientos, o para combatir momentos dificiles, como cuando los pacientes tienen una infección. 
  • Terapia génica. Es un tratamiento experimental que ya ha tenido algunos resultados positivos. Es posible que en el futuro sea la solución definitiva. Con ella se podría introducir células madre normales con el sistema genético modificado, de forma que toda la genética sea idéntica a la del receptor, excepto el cromosoma X, que habría sido reparado in vitro.
El trasplante de células madre hematopoyéticas es un tratamiento muy efectivo en el caso de inmundeficiencia primaria, especialmente cuando el paciente presenta déficit de granulocitos y células T. En sus inicios la técnica era un trasplante de células de la médula ósea de otro paciente sano que tuviera un alto grado de compatibilidad, pero era difícil encontrar un donante y existía un riesgo mediano de que apareciera una respuesta inmune contra el paciente. En la actualidad se usan células madre de la sangre del cordón umbilical, o en el caso de no ser posible se pueden obtener las células madre de la sangre periférica de un adulto.

Si todo va bien las células madre se implantarán en la región de la médula ósea y empezarán a producir células inmunitarias normales, de forma que se fortalece el sistema inmunitario.

1 comentario:

  1. existe alguna fecha aproximada de cuándo se podria empezar a aplicar la terapia génica? Hay algun pais donde se esté haciendo?

    ResponderEliminar