El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Tratamiento del Sarcoma de Ewing con células madre

El Sarcoma de Ewing es una de las enfermedades infantiles en las que las células madre son un elemento esencial para una total recuperación.  No son imprescindibles, porque a veces es suficiente el tratamiento convencional contra el cáncer,pero un suministro de células madre de cordón umbilical es muy positivo para la recuperación de los niños que tienen un tumor de Ewing después de recibir quimioterapia y radioterapia. Su uso como parte del tratamiento está aceptado a nivel internacional.


El sarcoma de Ewing es un tipo de cáncer de los huesos que aparece sobretodo en la edad infantil y adolescente (tiene gran incidencia entre los 10 y los 20 años)  y que tiene su origen en una anormalidad cromosómica. Lo más habitual es que aparezca en los huesos largos de la pierna, brazo o costillas, en la pelvis o en las vértebras. Pero también puede aparecer en otros huesos e incluso en tejidos blancos (Cartílagos, tejidos fibrosos, músculos....) En los tumores de Ewing se observa que están formados por células pequeñas indiferenciadas.

El tratamiento tradicional consta de tres elementos clave, que no siempre se aplican en todos los casos,
  • Cirugía.
  • Quimioterapia
  • Radioterapia.

La quimioterapia y radioterapia afectan a las células madre de la médula ósea, que mueren al ser radiadas mientras están en división celular. Por ello una transfusión de células madre compatibles extraídas de la sangre de cordón umbilical (o de la médula ósea) son importantes para el tratamiento.

Las células madre hematopoyeticas del cordón umbilical del propio niño son ideales porque evitan al 100% el rechado, pero sólo es posible aplicarlas si están guardadas en un banco privado. La opción más habitual es usar las células madre de un donante compatible de un banco público, que tiene la ventaja de poder disponer de más dosis compatibles si son necesarias. Lo que hacen estas células es regenerar la médula del niño o adulto para que siga creando más sangre y células del sistema inmunitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario