El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Efectos del ejercicio físico sobre las células madre

Los modernos tratamientos de la medicina regenerativa in situ, los trasplantes de sangre de cordón umbilical y la construcción de órganos bioartificiales como el corazón, nos hace pensar que todo lo que tenga que ver con las células madre gira alrededor de la enfermedad, pero no es así. Salud, dieta y ejercicio físico tienen mucho que ver.

El deporte también tiene mucha relación con las células madre.

Las células madre son seres vivos que cambian su comportamiento en función de los estímulos recibidos. Sabemos que las células madre del interior de los huesos se ven afectadas si realizas deporte de forma habitual. Y también lo hacen las de tipo muscular y neuronal. De esta forma ante una mayor presión en los huesos se incrementa la salud del individuo.

2006. Un estudio de científicos de EEUU, liderado por Teng YD. aporta las primeras evidencias de que el ejercicio físico ayuda a las células neurales a la regeneración de daños en la médula espinal.

2010. El equipo de Dafna Benayahu y Gabi Shefer, de la Escuela Sackler de Medicina en la Universidad de Tel Aviv, han demostrado cómo los ejercicios de resistencia física aumentan el número de células madre musculares y refuerzan el rejuvenecimiento del sistema muscular esquelético. Sus experiencias han sido realizadas en modelos animales, en concreto con ratas de laboratorio. Los incrementos encontrados en las células madre están alrededor del 40%. Es por ello que se afirma que de alguna forma el ejercicio físico bien realizado retarda el envejecimiento de la persona.

2010. Un equipo de científicos del instituto Salk, EEUU, concluyen que el ejercicio físico regular reduce el encogimiento y envejecimiento del hipocampo, una parte importante del cerebro. En sus estudios detectaron dos substancias relacionadas con la regeneración neuronal, el factor BMP y la cadena proteica Noggin. El estudio pone en evidencia que su actuación es complementaria, mientras Noggin parece tener una función de activación de la regeneración, BMP protege las células madre de una actividad excesiva, de forma que estas prolonguen su vida y sigan efectivas en la vejez.

2011. Estudio de la Universidad McMaster descubrió que el ejercicio físico afecta a la función que realizarán las células madre en los huesos. Si se realiza ejercicio entonces las células madre dan lugar a más tejido óseo y también a células sanguíneas: glóbulos rojos y blancos. Pero si no se realiza deporte u otra actividad física entonces lo que proliferan son las células grasas o adipocitos que también almacenan en la médula ósea.

2012. Más evidencias de la relación entre Noggin y las células madre.

2013. Se concretan los efectos regeneradores del ejercicio físico en la regeneración del sistema nervioso periférico después de una lesión.

Realizar ejercicio físico es una de las 4 formas naturales en las que puedes mantener tus células madre activas y saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario