El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Sindrome de Hurler y las células madre

macrofago-accion-sindrome-hurler-celulas-madre
Macrófagos, fotografía de Obli
licencia Creative Commons CC-BY-SA 2.0
En España nacen más de 400.000 niños cada año, de ello sólo dos o tres tendrán el síndrome de Hurler, una enfermedad metabólica grave producida por la falta de la enzima alfa-L-iduronidasa en la que una transfusión de células madre hematopoyéticas guardadas en un banco de sangre de cordón umbilical pueden ayudar mucho. El mejor centro médico para tratar esta enfermedad en España es sin duda el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, por ser el que tiene más experiencia y algunos casos de éxito de curación parcial. El Síndromes de Hurler es la forma más grave de mucopolisacaridosis tipo 1, una enfermedad infantil rara que crea en el niño retrasos motores e intelectuales, y defectos en el esqueleto, como por ejemplo una baja estatura, abombamiento de los huesos frontales del cráneos y  exageración de las curvaturas de la columna vertebral. Si no es tratada causa la muerte del niño antes de 6 años, e incluso con un tratamiento endocrino sólo se consiguen hacer que la enfermedad avance más lenta. Sólo existen unos pocos casos de éxito en niños menores de 3 años, en los que el Síndrome de Hurler que se obtiene una curación parcial. En la actualidad se trabaja dos campos para llegar a una curación completa.

  • La terapia génica, para crear células capaces de sintetizar más cantidad de alfa-L-iduronidasa.
  • La detección temprana e incluso prenatal.




Qué es el Sindrome de Hurler

Este síndrome de Hurler es una enfermedad genética, causada por mutaciones en el gen IDUA (4p16.3) y con un patrón de transmisión autosómico recesivo. Para que lo entendamos todos, un hijo sólo tendrá Síndrome de Hurler en el caso de que los padres sean portadores de un gen IDUA mutante. Si lo dos son portadores el 25% de las veces el niño o niña tendrá la enfermedad.

La mutación del gen IDUA hace que no se produzca un enzima llamada, alfa-L-iduronidasa, como la enzima no funciona se acumulan en los tejidos algunas sustancias de forma que con el tiempo van apareciendo síntomas cada vez más severos. Además hay que saber que existen diferentes alelos mutantes, y que algunos de ellos producen errores más graves que conducen a un desarrollo más rápido de la enfermedad.

Durante los primeros meses de vida es más complicado el diagnóstico, pero se puede conseguir con un análisis genético. Según vaya pasando el tiempo se empezarán a ver las manifestaciones de que algo anda mal, aunque son signos generales que pueden ser de otras enfermedades y que sólo se puede confirmar con análisis médicos. El diagnóstico biológico se basa en la detección de un incremento de DS y HS en la excreción urinaria mediante el azul de 1,9-dimetilmetileno (DMB) y la electroforesis de glicosaminoglicanos (GAG), y en la demostración del déficit enzimático en leucocitos o fibroblastos

Tratamiento con células madre

El trasplante células madre generadoras de sangre son el tratamiento por excelencia para niños menores de 2,5 años y son una gran ayuda, que a veces han llegado a curar el Sindrome de Hurler, deteniendo parte de los síntomas de la enfermedad al crear algunas células sanas capaces de genera la enzima alfa-L-iduronidasa.
Las células madre necesarias para el tratamiento se pueden obtener de la médula ósea o de sangre del cordón umbilical de otra persona compatible (no sirven las del cordón umbilical del niño porque tienen el mismo defecto genético), que puede ser su hermano, padre o madre, pero también un donante desconocido de un banco de sangre de cordón umbilical. Lo ideal sería la sangre de cordón umbilical de un hermano que fuera compatible, pero si no es posible se busca un donante en un banco público.

Las células madre de la sangre del cordón umbilical se implantan en la médula ósea y pasarán a producir macrófagos capaces de sintetizar la enzima alfa-L-iduronidasa. Estos macrófagos dispersarán la enzima a través del cuerpo, ya que los macrófagos son células del sistema inmunitario que migran a todos los tejidos del cuerpo humano. Al parecer parte de la enzima alfa-L-iduronidasa llega a las otras células. Los macrófagos también son las células del sistema inmunitario capaces de eliminar los residuos, así que es posible que al disponer de la enzima alfa-L-iduronidasa sean ahora capaces de eliminar los metabolitos que se acumulaban. El nivel de supervivencia global para niños menores de 2,5 años que han recibido el tratamiento es del 90% pero sólo siguiendo los protocolos mejorados, que requieren de un donante compatible.

Sus beneficios son:

  • Relantiza la progresión de la enfermedad y aumenta la supervivencia.
  • Preserva la neurocognición, aunque no repara daños que ya tuvieran.
  • Mejora algunos aspectos de la enfermedad somática, como la movilidad
  • Sólo en algunos casos se consigue una recesión total de algunos síntomas de la enfermedad. No obstante, no eliminan la afectación ósea y de la válvula cardíaca.
Hoy en día se usan las células madre de la sangre de cordón umbilical porque dan menos problemas de rechazo inmunitario y por lo tanto tienen un mayor éxito de implantación.


Otras acciones médicas importantes para el tratamiento del Síndrome de Hurler.

  • El tratamiento médico debe ser llevado por un equipo multidisciplinar.
  • Leerse este documento de la Web actapediatrica.com, excelente y muy completo.
  • La fisioterapia es imprescindible, para ayudar al niño a mantener su movilidad.
  • Terapia enzimática sustitutiva con laronidasa mejora la función pulmonar y articular, y es para pacientes que esperan un trasplante de células madre hematopoyéticas. De hecho la combinación de la terapia enzimática junto las células madre es la mejor opción en la actualidad.
  • Se requiere realizar un tratamiento de los síntomas a medida que aparecen.
Datos históricos sobe la evolución de la terapia del Síndrome de Hurler

1980. Se realiza el primer tratamiento del Síndrome de Hurler a un niño de sólo 1 año de edad, el injerto fue efectivo y mejoró sus niveles enzimáticos y por tanto si enfermedad.
2007, marzo. Alba, una niña española, se cura del Síndrome de Hurler, gracias al tratamiento realizado en el Hospital Virgen del Rocío. Es el primer caso de éxito en España.
2009. Se descubren los beneficios de combinar la terapia enzimática junto al trasplante de células madre. Un estudio científico realizado en EEUU presenta resultados a largo plazo.
2010. El Hospital Virgen del Rocío expone en su dossier sobre los trasplantes, que desde el 2006 al 2010 se han tratado 3 casos con cierto grado de éxito, con un 100% de supervivencia del niño (hay un riesgo estimado del 10%) y mejora de la evolución de la enfermedad. Al parecer en algunos casos ha sido necesario realizar varias veces el implante, de acuerdo al relato expuesto por una madre.
2013. Se está experimentando terapias génicas para hacer que las células madre puedan producir cantidades más grandes de la enzima alfa-L-iduronidasa.

Fuentes de información interesantes para médicos.
* Trasplantes 2008., mirar la página 197.
* Dossier de 2014 de actapediatrica.com, el más actualizado.

1 comentario:

  1. Mery. Que le trasplanten genes sanos llevados por adenovirus.

    ResponderEliminar