El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

DMSO el criopreservante tóxico que protege las células madre

DMSO en un bote, el crioconservante tóxico
Algunos de los tratamientos de medicina regenerativa se realizan con células madre que son guardadas durante tiempo en bancos que las mantienen congeladas. De normal una célula que se congela y se descongela se ve dañada en el proceso y muere, pero para evitarlo los científicos añaden a la muestra DMSO, un crioconservante que protege las células madre, pero que también es tóxico. Esta substancia química sustituye parte del agua y crea un medio perfecto para la congelación, pero hay que vigilar la cantidad de DMSO (dimetil sulfoxido) que se administra con las terapias con células madre ya que esto puede producir algún efecto secundario.

Se usa DMSO porque es el criopreservante más efectivo y curiosamente la toxicidad de este producto químico sólo se da a temperatura ambiente, de forma que no efecta negativamente a las células durante la crioconservación. El problema se produce a veces con los pacientes que pueden tener algún problema menor, como por ejemplo vómitos. Partiendo de esta base algunos investigadores han estudiado la posibilidad de usar `% de DMSO más bajos y substituirlo por otras substancias químicas crioconservantes que no sean tóxicas.


2005, julio. La revista científica Nature publica un estudio sobre el uso de DMSO en los trasplantes de células madre, en el que se puede concluir que concentraciones de un 5% y un 3.5% también son efectivas.

2014, julio. Se publica un estudio muy interesante sobre el uso y efecto del DMSO para conservar células madre. Como puede verse en la actualidad la mayoría de los bancos de células madre usan DMSO concentrados al 10%, pero algunos de ellos han reducido la cantidad hasta a un 5%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario