El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Curación del Síndrome de Evans con células madre hematopoyéticas

El síndrome de Evans es una enfermedad autoinmune que sólo puede ser curada de forma permanente a través de un trasplante de células madre hematopoyéticas, pero realizar una operación de estas características no está exento de riesgos. La alternativa es seguir con un tratamiento paliativo que puede estar basada en el uso de corticoestetroides, o bien en la inyección de anticuerpos que bloqueen el sistema inmunitario del paciente. En cualquier caso los inmunosupresores son necesarios para poder responder ante las crisis.

Una enfermedad autoinmune, es aquella en la que el sistema inmunitario (que es el que actúa como defensa ante elementos extraños) combate algunos tejidos u órganos, porque no los reconoce como propios. En el Síndrome de Evans el error hace que se ataquen a dos elementos de la sangre, los glóbilos rojos y las plaquetas, destruyéndolos. No se conocen las causas exactas del síndrome de Evans, una enfermedad que de momento es poco conocido y que necesita ser investigada.

Los síntomas del sindrome de Evans es la disminución del número de linfocitos T4 Helper, al mismo tiempo que aumentan los linfocitos T8 citotóxicos. Otras variaciones que ayudan a diferenciar esta patologías de dolencias autoinmunes similares es que se produce una caída de los niveles séricos de inmunoglobulinas G, M, y A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario