El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Tratamiento de la trombocitopenia amegacariocita

Una de las enfermedades que en la actualidad sólo puede tratarse con la administración de células madre es la trombocitopenia amegacariocítica. Se trata de una enfermedad genetica que se manifiesta en recien nacidos, en los que se detecta la disminución de la cantidad de plaquetas circulantes hasta llegar a valores insalubres (un recuento plaquetario inferior a 100.000/mm³). La falta de plaquetas se debe a una ausencia completa de megacariocitos (las células progenitoras de las plaquetas) en la médula ósea. Como el tejido hematopoyético ha perdido una de sus funciones, la sangre que se genera es imcompleta y tiene una cantidad de plaquetas mínimas.

El tratamiento realizado para la trombocitopenia amegacariocita es siempre una transfusión de células madre hematopoyéticas de otra persona. Inicialmente se practicaron trasplantes alogéncios de médula, aunque hoy en día es más habitual el uso de células madre de los bancos de sangre de cordón umbilical. La posibilidad de usar células del propio paciente quedan descartadas porque se trata de una enfermedad genética, que suele afectar al gen que codifica el receptor TPO (c-MPL).

La enfermedad tiene un patrón hereditario autosónomico y recesivo (esto quiere decir que el gen está en uno de los 23 cromosomas no sexuales y tiene las mismas probabilidades de transmitirse si el hijo es un niño o una niña, y que los padres pueden ser transmisores del gen mutante sin tener síntomas de la enfermedad). En realidad no hay una única mutación, existen diferentes alelos, algunos de ellos suponen una perdida completa de la función del receptor TPO y otros hacen que funcione peor. A partir de aquí se dan diferentes fenotipos de la enfermedad, algunos suponen la aparición muy temprana de la trombocitopenia y en otros casos la enfermedad tarda más en manifestarse, pudiendo incluso ser un proceso temporal.


Parte del éxito del transplante de células madre depende de la posibilidad de encontrar un donante con un % de inmunocompatibilidad alto. Algunas fuentes citan que el éxito del tratamiento con células madre está alrededor del 50%, pero posiblemente ha mejorado gracias a la mejora de cooperación internacional de los bancos de sangre de cordón umbilical, que permite encontrar con más frecuencia muestras con una compatibilidad superior al 80%

2 comentarios:

  1. Señor villalobos: Miles de enfermedades de todos tipos y asi daños por accidentes, etc. y las células madres los curan. Los costos de los tratamientos con las celulas madres creo que solos pueden pagarlos 10-15% de los afectados. No veo por un ojo que lo perdí al cocinar y nadie quiere emplearme. Era chofer de ambulancia. Gobiernos basuras que no sanan a los enfermos ni proveen de sustentos, etc. Tengo 34 años. Mi esperanza ver que las células stap de plagio de la biologa haruko obokata de descubrimiento de gahb nos pueda curar lo mas pronto posible.

    ResponderEliminar
  2. Señor Villalobos, los tratamientos con células madre forman parte del sistema sanitario. Sólo aquellos sistemas sanitarios del país sean más sociales y más avanzados, pueden aplicar estos servicios de forma "gratuita". En realidad no es gratuito, se paga a través de los impuestos que se pueden llevar más del 40% de los ingresos de algunas personas. Por ejemplo en España los tratamientos (los que se han probado de utilidad) pueden ser adoptados por la sanidad pública si el médico lo cree conveniente y existen bastantes bancos públicos con células madre de cordón umbilical. Hoy en día las células STAP se consideran un fraude por la mayor parte de investigadores, es decir que fueron una invención de los científicos japoneses.

    ResponderEliminar