El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Infarto de corazón y terapias con células madre

El infarto de corazón es una de las principales causas de mortalidad en personas adultas. La forma más sencilla de luchar contra ello es a través de la prevención, pero desde hace años se estudian algunas técnicas usando células madre para regenerar los tejidos del corazón.


Prevención del infarto de corazón

Mientras los científicos hacen sus experimentos en el laboratorio y se dan los primeros pasos hay que seguir cuidando de la propia salud. Una alimentación rica en frutas y verduras, no tomar alcohol, no fumar y llevar una vida activa con una hora de caminata, deporte o baile diario, son algunas de las recomendaciones que se deben seguir para prevenir el infarto de corazón. Estas recomendaciones son especialmente importante en aquellas personas que tienen en su familia antecedentes médicos y además son hombres.

Regeneración del corazón con células madre

Las células madre son ahora una gran esperanza con la que se espera llegar a poder prevenir los infartos a través de la regeneración de los tejidos dañados. La investigación científica se realizó primero con modelos animales como los ratones y simios, y luego se dio el salto a los ensayos clínicos, gracias a que personas de diferentes países se han presentado voluntarios para probar la eficacia de las células madre para reparar su corazón dañado.

A fecha de 2015, se sabe que la regeneración es efectiva, pero no se sabe en qué medida y no está claro como sucede esta regeneración. Se espera que en los próximos años (2016 - 2018) se terminen varios ensayos de tipo 3, se obtengan conclusiones más precisas y se desarrollen aplicaciones precisas para los infartos de corazón.

En 2015, un investigador realizó una revisión de los estudios realizados hasta el momento. Llegó a la conclusión que los resultados de los ensayos que muestran mejores resultados son aquellos que también han recibido mayores críticas sobre la forma de presentar los datos, a veces incompletos. En cambio aquellos que parecen más imparciales y que muestran todos los datos de forma rigurosa suelen ser menos prometedores.

Tampoco está claro que tipo de células madre o mezcla de ellas es la más efectiva para la regeneración de corazón después de un infarto de miocardio. Hasta el momento se han realizado experimentos con:
- Células madre hematopoyéticas del cordón umbilical.
- Extractos de la médula ósea, que incluyen células madre.
- Selección de células madre de la médula ósea.
- Celulas madre embrionarias.
- Células madre c-Kit.


Investigación en animales y primeros ensayos

2001. Piero Anversa y su grupo de científicos, del Nueva York Medical College, mostró que la transfusión de células madre adultas podía ayudar a regenerar el tejido cardíaco dañado. Meses más tarde pacientes Alemanes se presentan voluntarios para desarrollar los primeros ensayos en humanos.

2001. Strauer, un científico alemán, y sus colegas fueron los primeros en probar el método en un paciente humano que había sufrido recientemente un ataque al corazón. Según ellos , el daño del corazón del paciente se redujo y su función cardíaca mejoró, aunque estos resultados fueron investigados porque existían problemas con los datos presentados.

2002 - 2010. Se realizan diferentes ensayos clínicos en EEUU y Europa con un número reducido de pacientes (fase 1-2), para conocer si es viable la regeneración del tejido cardíaco en humanos. Durante este periodo se demuestra que la transfusiones de células de médula ósea (son linajes que en principio dan lugar a células sanguíneas e inmunitarias) tienen un efecto beneficioso sobre las personas que han sufrido un infarto de corazón. Faltan referencias.

2011. Se publica en The Lancet, un artículo sobre un estudio clínico de fase 1 realizado con células de la médula, llamadas células c-Kit, que se administraban a pacientes con insuficiencia cardíaca isquémica. Los datos positivos fueron puestos en entredicho, y 3 años más tarde, en 2014, otro equipo demuestra que las célula c-Kit vascularizan el corazón, pero no generan nuevo miocitos de forma apreciabel.

2012, junio. Se presenta e inicia en Madrid el estudio BAMI, un estudio clínico en fase 3 dirigido por el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. En él se quiere cuantificar el beneficio de las células madre de la médula ósea sobre las personas que han padecido un infarto de corazón y compararlo con el tratamiento habitual. En este estudio participaran 3.000 pacientes y 11 países de la Unión Europea." Se usa un extracto autologo que proviene de la médula ósea del propio paciente y que tiene además de células madre, células mononucleares.

2012, junio. En el Hospital General Universitario Gregorio Marañón se trabaja en ingeniería tisular para poder reparar corazones muy dañados en el que se debe reparar parte de la estructura del órgano. Las células que en la fase experimental dan mejores resultados son las cardíacas.

2013. Enero. Investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona han logrado regenerar parte del corazón infartado de ratones mediante al uso de células madre del cordón umbilical de humanos, gracias a la capacidad de estas células para generar nuevos vasos sanguíneos

2013. Febrero. Investigadores de EEUU logran activar células madre del propio paciente a través de una terapia génica basada en incrementar la síntesis de SDF-1, un mensajero que da la señal para activar las células madre, de forma que estas actúan disminuyendo la intensidad de los síntomas y mejorando la función del corazón que tiene insfuciencia cardíaca.

2014, enero. Arranca un ensayo en fase III sobre la insuficiencia cardíaca congestiva en los EE.UU. y Canadá, los pacientes recibirán células precursoras mesenquimales derivadas de la médula ósea de donantes. Es quizás el estudio científico más ambicioso realizado hasta el momento.

2014, mayo. Se publican los resultados de un estudio sobre el uso de células madre embrionarias para crear cardiomiocitos (las células musculares del corazón) y con ellos regenerar corazones infartados de macacos. Con esta investigación se da un salto hacia adelante, ya que a diferencia de estudios anteriores con células madre adultas, se demuestra que las células de origen embrionario participan en la creación de nuevos tejidos en el corazón. El punto débil de estudio es la seguridad del procedimiento, algo que hay que revisar antes de pasar a los ensayos clínicos en humanos.

2015. Me entero de que hay otro ensayo clínico de tipo III en EEUU (no se exactamente cuando empezó), patrocinado por Teva Pharmaceutical Industries, en el que se realiza una selección de un subconjunto de células de la médula ósea, que ellos llaman Lineage y CEP-41750, son células madre mesenquimáticas progenitoras. En el ensayo se utilizan células que provienen de donantes.

4 comentarios:

  1. J. Flores. Pasan los años y está el merequeten de las patentes. Lo ensayaron hace muchos años con células madres embrionarias, mesenquimales, etc. y para regenerar el miocardio, etc. y seguimos en lo mismo. Muchas empresas de biotecnologías buscandos alternativas por las patentes. En que vamos a parar. O eliminamos las monedas y los nacionalismos y sociedades irracionales actuales o sucumbimos todos como las generaciones anteriores.

    ResponderEliminar
  2. Klaus. Relampago sensacional web y lo felicito.

    ResponderEliminar
  3. Siempre leo de infartados a los cuales les han regenerado el músculo cardíaco con células madres. Mejor que no sufran de infartos e ingieran productos naturales con anticancerígenos y otras formas de prevenciones. Trina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trina, logicamente lo mejor es estar sano y cuidarse para no tener que pasar por los hospitales, además hoy en dia la efectividad del tratamiento de las células madre para infartados es baja. Aún tardarán al menos 2-3 años en tener un protocolo de actuación base, punto de partida para investigar tratamientos más eficaces.

      Klaus, J. Flors, gracias a todos por sus comentarios,

      Eliminar