El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Terapia para el síndrome mieloproliferativo

En el tema de las células madre muchas veces estamos tan pendientes de las futuras aplicaciones que pasamos por alto todo lo que ya se ha conseguido. Un grupo de enfermedades que ya tiene un tratamiento basado con células madre es el síndrome mieloproliferativo, una enfermedad en la que existe un desequilibrio en la sangre. Los trastornos mieloproliferativos son un grupo de patologías en las que la médula óseo elabora demasiadas células del linaje mielínico: glóbulos rojos, precursores de las plaquetas o glóbulos rojos.


Detectarlo a veces es sencillo, basta con hacer un frotis de sangre y un conteo a través del microscopio, para ver que la cantidades de glóbulos rojos, blanco y eritrócitos. Pero existen otros indicadores que son más precisos.
  •  Estudios químicos de la sangre. Se analizan algunas sustancias químicas que si tienen valores elevados indican enfermedad en la médula ósea.
  •  Aspiración de la médula ósea y biopsia. Un profesional tiene que mirar al microscopio la presencia de células anormales.
  • Análisis citogenético. Se observa los cromosomas de las células madre en el microscopio.
  • Prueba genetica de la mutación JAK2.
Para comprender bien lo que sucede en estas enfermedades hay que saber que las células madre hematopoyéticas se diferencian en dos tipos de células precursoras: las células madre mieloides y las células madre linfoides. En esta patología las primeras no funcionan bien, mientras que las células linfoides (que son las precursoras de los linfocitos) no tienen ninguna alteración.

Existen al menos seis patología englobadas dentro del síndrome mieloproliferativo
  • Leucemia mielógena crónica.
  • Policitemia vera.
  • Mielofibrosis primaria (también llamada mielofibrosis idiopática crónica).
  • Trombocitemia esencial.
  • Leucemia neutrofílica crónica.
  • Leucemia eosinofílica crónica.
La terapia con células madre es la misma en todas las patología, realizar una transfusión de células madre hematopoyéticas sanas. En la actualidad lo habitual es emplear células madre de la sangre del cordón umbilical, aunque en el pasado el trasplantes era de médula ósea de donantes adultos (que es el tejido que guarda estas células en el cuerpo humano cuando crecemos). Las células que van a transferirse al paciente han sido concentradas y tienen que tener un % de compatibilidad alta y tener una genética sana. Para ello existen diferentes opciones:
  • Usar las células de tu propio cordón umbilical (guardadas previamente en un centro privado por tus padres).
  • Usar las células del cordón umbilical de una persona compatible contigo.
  • Usar las células de la médula de un donante adulto.

8 comentarios:

  1. Muchas enfermedades pero las celulas madres curan bastante de las mismas, y que lo diga nuestro amigo joan. Zoraida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también forman el cuerpo humano y lo mantienen sano. Ahora mismo en tu cuerpo y en el de cualquier animal están trabajando para mantener la forma del cuerpo de forma definida.

      Eliminar
  2. El azote de enfermedades las vamos a detener. Tenemos las células madres y otros de la genética, etc. Tenemos muchas webs informandos sobre las células madres y ésta la de nuestro amigo joan tapia llorens la mejor de todas de la internet. Fanny.

    ResponderEliminar
  3. David. Le dije a mi profesora de biología que yo consulto ésta web para saber de lo nuevo en las células madres y su aplicaciones por la medicina regenerativa. Camarón que se duerme se lo lleva la corriente. Siempre hay que estar actualizado en conocimientos. Gracias joan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, gracias por seguir el blog. Cuanta razón tienes, los conocimientos científicos van a toda velocidad y cada vez la cantidad de conocimientos es mayor, por lo que cada vez es más necesario la especialización, la colaboración en equipos multidisciplinares y el uso de la informática para liberar a la mente humana de datos.

      Eliminar
  4. Ismael. Que sufrida vida la de uno, levantarse antes de la cinco de la madrugada para prepararse a desayunar y salir hacia el metro para ir al instituto. Que busquen capacitarnos a todos vaciandos los conocimientos en nuestras mentes. Buscando amigo joan a ver si había publicado otra noticia interesante sobre las células madres. Esta es magnífica y mostrando su gran cobertura para las sanaciones. Hasta luego amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ismael, animos. Más importante que al lugar al que uno va, es como es uno mismo. Con nuestras acciones transformamos los institutos, los trabajos, los hogares... un saludo.

      Eliminar