El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Incrementar la masa muscular, hipetrofia y células satélite


Hoy en día se investiga el uso de células madre para curar problemas musculares, pero ¿podrían usarse las células madre para incrementar la masa muscular de una persona sin entrenamiento? El proceso de crecimiento de los músculos llamado hipertrofia muscular tiene una base fisiológica muy parecida a la regeneración de las fibras musculares. El aumento del tamaño de las fibras del músculo esquelético se produce por la fusión de células satélite (un tipo de células madre adultas) a las fibras que ya existen. De esta forma la musculatura engorda y crece.

Se ha demostrado en varios estudios científicos que la cantidad de células satélite del músculo aumenta cuando se realiza un entrenamiento deportivo. El ejercicio físico activa este tipo de células que se dividen primero y luego se unen a las fibras existentes, añadiendo nuevos núcleos. Al parecer este proceso se da de forma natural para regenerar el desgaste diario de las fibras, pero se incrementa en el momento que hay una lesión importante.

¿Cómo aplicar las células madre para incrementar la masa muscular?
No conozco ningún estudio serio sobre el uso de células madre para incrementar la masa muscular, pero no es difícil deducir cómo podría ser esta aplicación futura de las células madre.

  • En el laboratorio se cultivan células madre mesenquimales, o células iPS.
  • Se diferencian las células madre a células satélite, que aún tienen capacidad de división.
  • Se multiplican las células satélite musculares.
  • Inyección de célula satélite (precursoras) en la zona afectada.
  • Las células satélite se unen incrementando la masa muscular.
Lo que no está tan claro es que el incremento muscular se pueda realizar solo añadiendo células satélite adicionales, ya que las células satélite necesitan un mensaje hormonal que las active. Es decir, que hay que hacer deporte o ir al gimnasio a hacer pesas para activar el crecimiento, pero el trasplante de células satélite (derivadas de iPS, o de células madre mesenquimales) podría multiplicar los efectos del entrenamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario