El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

División celular y el empaquetamiento del ADN

La principal capacidad de las células madre es que son capaces de dividirse, y por lo tanto que pueden completar el ciclo celular multiplicándose. Para poder multiplicarse es imprescindible que dupliquen la información genética, para que las dos células hijas tengan una copia idéntica del ADN. Los científicos ya hace mucho tiempo que saben como nuestro organismo hace copias del ADN, pero aún existen muchos misterios por resolver alrededor de cómo se empaqueta a continuación el ADN. Este proceso del empaquetamiento del ADN es importante porque es el que hace que dos células con la misma información genética se conviertan en células adultas diferentes (por ejemplo una célula muscular y una neurona del cerebro).


  • 1974, R. Kornberg publicó su descubrimiento del nucleosoma, la estructura básica donde se empaqueta el ADN de las células eucariotas. Allí explicaba que el ADN está enrollado alrededor de proteínas histonas, unas proteínas con cargas positivas, que por polaridad atraen al ADN negativo.
  • Se conoce la citrulinación, un proceso en el que se modifica un aminoácido de la proteína. Se transforma el aminoácido arginina en citrulina, al reemplazar el grupo aldimina (=NH) por un grupo cetona (=O). Este proceso se ha visto que está relacionado con algunas enfermedades autoinmunes y la artritis reumatoide.
  • 2014, marzo. Se descubre que la citrulinación de las histonas está implicada en el empaquetamiento del ADN ya que cambia la "electricidad" de las proteínas, haciendo que estas no sean tan positivas. Cuando las histonas se vuelven más negativas, repelen el ADN (que ya es negativo) y por lo tanto se desempaqueta la cromatina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario