El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Terapias con células madre para la incontinencia fecal

Hay problemas que además de ser graves a nivel médico uno tiene que mantener en silencio, por la verguenza o incomodidad que produce hablar de ciertos temas tabú. La incontinencia fetal es uno de estos problemas de los que no escucharemos hablar, pero que es más frecuente de lo que uno cree. Y las células madre pueden ser muy útiles para curar a las personas que tienen este problema intestinal, al regenerar los esfínteres que mantienen el control de la evacuación. La causa más frecuente de la incontinencia fecal es el daño directo del esfínter anal tras el parto o después de un procedimiento quirúrgico sobre la zona anal. Si conoces a alguien que tenga incontiencia fecal te interesa leer este artículo.

Se estima que entre el 1% y el 7,4% de la población general, y hasta un 25 % en ancianos, pueden padecerla. Actualmente, los resultados a largo plazo de la reparación quirúrgica no son todo lo buenos que cabría esperar, de manera que las tasas de curación disminuyen de forma progresiva a partir de los 10 años tras la cirugía. En resumen no existe un tratamiento satisfactorio para estos pacientes. Por ello en España se ha empezado a investigar una solución basada en las células madre mesenquimales.

2013. La Unidad de Coloproctología del Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, empiezan un estudio para evaluar la seguridad y eficacia del un tratamiento regenerativo con células madre mesenquimales de tejido adiposo. La terapia consiste en inyectar la grasa en la zona de la lesión anal. El ensayo clínico se realizará gracias a 16 pacientes que han accedido de forma voluntaria para probar estas técnicas tan novedosas. Se les extrae grasa, de ellas se consiguen 40 millones de células madre mesenquimales para cada paciente, que se vuelven a inyectar en las zonas del ano que se necesita regenerar.

3 comentarios:

  1. Formidable para quienes lo padecen. Renny.

    ResponderEliminar
  2. Oswaldo. Buena solución para que no continuen con las ciruelas y pastillas.

    ResponderEliminar
  3. Que han podido Hacer? Han logrado algún éxito.

    ResponderEliminar