El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

¿Cualquier célula del cuerpo puede ser una célula iPS?

Las células iPS son células normales (neuronas del cerebro, células de la piel, hepatocitos del hígado...) que han sido desprogramadas de forma que olvidan la función que estaban realizando en el cuerpo humano y vuelve a ser células madre pluripotentes, con capacidad para dividirse y para generar todo tipo de tejidos del cuerpo humano (o el organismo correspondiente). Si has leído artículos sobre las células iPS en la prensa, posiblemente te hayas quedado con la idea de que los científicos pueden coger cualquier célula del cuerpo humano y convertirla en una célula iPS. Como no es una cosa que este tan clara vamos a ver los detalles de este asunto.


Primero hay que aclarar que hay algunas células del cuerpo humano no pueden ser reprogamadas por un motivo muy sencillo, se trata de células incompletas. Sí, se trata de los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos no tienen núcleo , y por lo tanto no tienen ADN, ni posibilidad de volver atrás en su diferenciación. De forma que estas ya están descartas por definición.

Pero no va por ahí el artículo. La cuestión es que Yamanaka, el investigador que descubrió la posibilidad de crear células iPS planteó en 2009 dos modelos sobre la generación de células iPS. El modelo estocástico y el modelo de élite.

  • El modelo estocástico, afirma que cualquier célula diferenciada, completa, puede ser desprogramada, para convertirse en una célula iPS.
  • El modelo de élite, afirma que sólo una parte de las células de los tejidos tiene la capacidad de volver atrás hasta el estado de célula iPS.

¿Y cual es la conclusión? No se ha llegado a demostrar ni un modelo, ni el otro. La experiencia que se tiene es que cuando se aplican los procedimientos para generar células iPS sólo se transforma una pequeña parte de las células. Y de momento los científicos no saben si esas células ya están marcadas, o son células al azar.

Para los que no somos investigadores nos puede parecer una pregunta trivial, pero su respuesta tiene su importancia. ¿Por qué la mayoría de las células no se transforma en iPS? En la medida que se conozca el proceso exacto que bloquea la transformación es posible que se aumente la efectividad de la producción de células iPS y por tanto multiplicar la potencia de posibles tratamientos.

1 comentario:

  1. Alguien podría informar sobre tratamientos de células madres para una dermatitis atípica?

    ResponderEliminar