El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

La adaptación del cuerpo humano y las células madre

Aunque el cuerpo humano se considera terminado al terminar la adolescencia, mantiene la capacidad de curarse de heridas y de adaptarse al medio ambiente. Un ejemplo de ello son los cambios que se producen cuando se cambia a un clima diferente o se migra a zonas montañosas con alturas por encima de 4.000 metros, donde la menor cantidad de oxígeno empieza a ser problemática. Las células madre son las que generan nuevos tejidos y su actividad se ve influida por diferentes factores, que hacen que el cuerpo humano y el de otros animales se "adapte". En realidad este proceso dentro de la ciencia se llama aclimatación, porque se trata de un cambio temporal de algunas funciones que tienden a desaparecer. Un ejemplo claro de la aclimatación es cuando un deportista se entrena a una gran altitud y se generan más células en la sangre, ayudando a que el oxigeno llegue mejor al cerebro.

2013, agosto. Las células ayudantes mejoran la tasa de supervivencia de las células madre en medios con poco oxígeno, como por ejemplo una placa petri en el laboratorio, ya que allí debes obtener el oxígeno a través de la difusión.

2014, enero. Falta de oxigeno y las neuronas. Un grupo de científicos españoles detallan la respuestas de las células neuronales maduras del cuerpo carotídeo (una zona del cerebro) cuando les falta el oxígeno. Las células que son sensibles al oxígeno secretan neurotransmisores como respuesta a la hipoxia, que estimulan las células madre para que se incrementa la proliferación y crezca el cuerpo carotídeo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario