El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

¿El sexo de las células madre?

Por muy atractivo que pueda ser el titular "El sexo de las células madre", la realidad es que no tiene sentido. Las células son asexuales y se reproducen por división. ¿Por qué te explico esto entonces? De vez en cuando las noticias de periódicos como El País, El Mundo, ABC y otros medios, para revisar las últimas noticias que han publicado sobre las células madre. Y a veces uno se lleva grandes sorpresas. El titular "El sexo de las células madre" lo leí ayer en un periódico de renombre y por ello me gustaría realizar un breve análisis sobre el descubrimeinto científico que se relata en él.

Voy a partir de que conoces lo que son las células madre y la función que tienen en el cuerpo humano, construyendo y regenerando cada uno de los tejidos que lo forman. Definir que es el texto es más dificil, pero desde la biología tiene que ver con el proceso de reproducción entre un ser masculino y uno femenino. Pues las células madre de nuestro cuerpo no tienen procesos sexuales. Es decir, no existen las "células padre". Para que una célula madre sea capaz de dividirse y generar una célula "hifa" no necesita a una tercera célula. No es 1+1 => 3 , sino 1 => 2. Sólo necesita nutrirse, crecer y dividirse por mitosis, repartiendo así el ADN en dos paquetes idéntico. Así que tras ver con claridad que no existe la reproducción sexual entre células vamos a investigar a que se refería el artículo de El País.

Lo mejor del artículo lo encontramos en los subtítulos, que nos acalaran muy bien de que va el texto.
  • Las células madre hematopoyéticas responden a los estrógenos, hormonas femeninas.
  • Científicos de Dallas, Texas, demuestran que proliferan más que las masculinas.
El descubrimiento científico es importante. Demuestra como la fisiología de la mujer es capaz de genera una mayor cantidad de células sangúineas, para compensar las perdidas que tiene con la menstruación. Pero esto no tiene nada que ver con que las células madre tengan sexo. El articulo también es bastante serio y para alguien que sólo tenga unos conocimientos generales de biología, o que lo lea por encima pasará. Pero hay un par de puntos en el que patinan sus argumentos de forma estrepitosa. El primero es el titular sensacionalista, y el segundo es cuando trata de justificar el titular afirmando que las células madre de hombres y mujeres son diferentes.

El dimorfismo sexual de la sangre no se había descubierto anteriormente porque la médula ósea de machos y hembras contiene una proporción muy similar de células madre hematopoyéticas. No es su proporción, sino su tasa de división, la que responde a los estrógenos. Estas divisiones son asimétricas: una célula madre se divide para dar otra célula madre idéntica a la primera y una célula distinta, más diferenciada (o especializada).

Con lo explica en el artículo lo único que podemos asegurar es que el comportamiento de las células madre hematopoyeticas en hombres y mujeres es diferente. Las de las mujeres se multiplican más rápido. Se dividen más veces en menos tiempo. ¿Y eso no quiere decir que sean diferentes?

No, las células madre son seres vivos con capacidad de reaccionar ante estímulos. ¿Tú forma de pensar y actuar en el trabajo no será la misma si alguien todos los días te insulta y te envia mensajes negativos? ¿Es igual el ritmo de trabajo en una oficina de Sevilla sin aire acondicionado en el mes de febrero y en pleno agosto? Las condiciones externas hacen que modifiquemos nuestro comportamiento y a las células les sucede lo mismo. Por ello lo más razonable es pensar que no hay dos sexos diferenciados en las células madre de un hombre y una mujer. Lo que tenemos son las mismas células, unas que viven en un sitio inundado de hormonas femeninas (estrógenos) y otras que no conocen estas hormonas.

Esta es mi tesis, algo no es 100% seguro, pero que es fácil de comprobar de forma experimental. Lo único que hay que hacer es coger células madre hematopoyéticas de un hombre y colocarlas en un medio con estrógenos, para observar sus cambios. Y hacer lo mismo con las células de una mujer. Si mi tesis es cierta, en ambos casos, ante las hormonas femeninas se incrementará su capacidad de división de las células madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario