El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Desprogramación celular por estrés

Los primeros científicos que consiguieron la desprogramación de las células especializadas y la transformación en células iPS fueron un grupo de investigadores que trabajaban en Japón, dirigidos por Shinya Yamanaka. Eso fue sólo hace unos pocos años, en 2006, pero desde entonces se han desarrollado otros métodos para conseguir la desprogramación y desdiferenciación de las células.

El último método de desprogramación celular que ha saltado a la fama se basa en el estrés. En algunas publicaciones exponen que es el ácido el que impulsa el cambio a célula madre, pero sirven igual otras situaciones de estrés. Se trata de someter a las células en una situación que para ellas puede ser letal. Se las lleva casi hasta la muerte. Pero si sobreviven a este "shock", las células se transforman para volver a un estado embrionario. ¿Qué situaciones de estrés han probado los científicos? Un medio ácido, ambientes tóxicos, o niveles bajos de oxígeno. Después de esta transformación las células madre de tipo embrionario se desarrollarán en diferentes tejidos.

El método acaba de salir a la luz de los medios de comunicación, en 2014, bajo la firma del Riken, Center for Developmental Biology ide Kobe. Aunque publicar esto en 2014 ha sido todo un revulsivo. Segun los autores el trabajo principal llevaba años realizado, pero por una falta de credibilidad no se había publicado en todo ese tiempo.

2009. En el instituto RIKEN de Japón se obtienen los primeros resultados en la desprogramación celular por estrés, bajo la dirección de Haruki Obokata.

2014, enero. Se publican por primera vez los resultados de la desprogramación celular por estrés. A estas nuevas células se les denomina STAP. La investigación se hizo con ratones. El instituto RIKEN de Japón es el responsable de la investigación.

2014, febrero. Un estudio demuestra que la técnica de desprogramación por estrés también es válida para células humanas, al convertir células de la piel humana en células madre. Se realiza por la colaboración de cientificos de EEUU y Japón.

Después de meses desde las publicaciones de enero y febrero sobre las células STAP, la desprogramación por estrés no ha podido ser realizada por otros científicos. Por ello la comunidad científica ha pasado a dar poca o ninguna credibilidad a estos estudios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario