El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

¿Qué pasa cuando el corazón de una mujer entra en un hombre?

Hoy voy a escribir sobre una investigación muy curiosa sobre los trasplantes de corazones que puede ser clave para el desarrollo de la medicina regenerativa, y que como podrás imaginar tiene que ver con células madre. El experimento investiga esta pregunta, ¿qué pasa cuando el corazón de una mujer entra en un hombre? No es una cuestión romántica, metafísica o filosófica, la investigación trata de ver como interactua el corazón del donante femenino con el resto del cuerpo, formado por células masculinas.

Para los que recuerdan las lecciones de ciencias del instituto, recordamos que las células femeninas y masculinas no tienen genitales ni otras características externas que las diferencien. La principal diferencia está en el núcleo, en su ADN. Hay una pareja de cromosomas que son diferentes en hombres y mujeres. Si los cromosomas sexuales son XX, la persona se desarrolla como una mujer, si la persona hereda los cromosomas XY (X de la madre y el Y del padre) entonces desarrolla los órganos reproductores positivos.

La cuestión es que tras el trasplante tenemos un corazón formado por células XX dentro de un cuerpo formado por células XY. Lo curioso es que el estudio científico (aquí podeis ver más detalles) muestra que tras un tiempo si se analiza el corazón con una sonda especial (que reconoce la presencia del cromosoma Y)  se encuentran células XY. El suceso se llama Quimerismo del corazón trasplantado, ya que con el tiempo se mezclan las células del donante y del receptor. Las células XY que invaden el corazón XX son vasculares (forman nuevas venas y arterias alrededor del corazón) y de músculo cardíaco. Estas células XY son del receptor, lo que aún no está claro es si son células madre cardíacas que provienen del anterior corazón, o si son células madre de la médula ósea que migran hacia el órgano trasplantado.

Es de esperar que lo mismo que pasa cuando el corazón de una mujer es trasplantado a un hombre, sucede con cualquier otro órgano. La investigación sobre el quimierismo del corazón trasplantado y del origen exacto de las células madre puede ser un conocimiento importante para el desarrollo de aplicaciones clínicas futuras.


2 comentarios:

  1. Mary. Leí hace muchos años que células madres mesenquimales de la médula ósea de las personas viajan por el sistema circulatorio y originandos regeneraciones en los órganos, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por eso que explican que grandes milagros regeneraciones de organos que despues de que fueran eliminados volvieron a salir. Rony.

      Eliminar