El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Seguimiento de células madre con nanodiamantes fluorescentes

Uno de los problemas para poder desarrollar con mayor precisión fármacos y curas basadas en células madre es la dificultad para seguir con detalle como las células madre realizan el proceso de regeneración. Hoy,agosto de 2013, he leído una noticia sobre un equipo de investigadores de Tiwa, que aportan una importante innovación: el uso de nanodiamentes fluorescentes. Pero para entender lo que han hecho estos investigadores primero vamos a explicar el problema al que se enfrentan.

Las células que forman el cuerpo humano son tan pequeñas que sólo con un buen microscopio podemos verlas, pero para los investigadores es importante tener técnicos de seguimiento que les permitan saber donde están un tipo de células. ¿Cómo es posible seguir una célula? Muy sencillo, es algo parecido a lo que hacen los biólogos cuando le colocan un chip transmisor a un lobo o a una ave migratoria para seguir sus movimientos. La diferencia es que una célula es tan pequeña, que para marcarla tiene que usar substancias químicas fluorescentes. De esta forma y con ayuda de un microscopio se pueden ver todas las células de un tipo emitiendo luz verde, azul u otro color. Lo primero es añadir el compuesto químico a  la muestra que queremos investigar. Luego se hace llegar la luz a un tejido y a continuación se apaga la luz, y se puede ver que hay zonas donde emiten luz de color. Y es muy interesante porque es una técnica que permite marcar las células en vivo y observarlas mientras realizan su actividad.

Todo esto ya se viene haciendo desde hace tiempo, la novedad es el empleo de nanotecnología para realizar el marcado. El equipo de científicos de Taiwan, han probado su biotecnología realizando estudios sobre las células madre de los ratones y su capacidad de regeneración. El trasplante se ha realizado en los pulmones y la ventaja de usar nanodiamante, es que permite estudiar el procesos de regeneración célula a célula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario