El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Nuevas terapias de células madre adultas (antes de 2020)

La aprobación legal de una terapia con células madre o con cualquier otra tecnología requiere un proceso largo, en el que se incluyen la investigación con animales y luego tres ensayos clínicos por lo que se suele alargar todo el proceso entre 10 y 20 años. Por ello aunque se escuchan muchas noticias alentadoras sobre las aplicaciones de células madre las nuevas terapias parece que no llegan nunca. Sí, es así, la medicina avanza lentamente y con precaución. Para que te hagas una idea, los procedimientos que se emplean hoy en día para la cura enfermedades de la sangre y la médula osea se desarrollaron en la segunda mitad del siglo XIX. De hecho el primer trasplante de médula osea conocido es de 1958, en un caso de vida o muerte, un proceso que no tuvo éxito pues todos los pacientes recibieron médula osea incompatible, rechazándola. Gran parte de las investigaciones de nuevas terapias llevan ya más de 5 años en curso, por lo que es de esperar que antes de 2020 empezarán estarán listas y se habrá confirmado su seguridad y eficacia.

Nuevas terapias con células madre investigadas en Andalucía para 2016-2017. Ya es casi seguro que para dentro de 3 ó 4 años tendremos nuevas curas aplicables a tres enfermedades usando células madre: el pie diabético y dos compliaciones del corazón, la oclusión coronaria crónica y la miocardiopatía dilatada.

1 comentario:

  1. Ojala la sordera sea erradica definitivamente.
    Las celulas madres son realmente una puerta a a curacion a este mal.
    Saludos y bajenle el volumen al ruido

    ResponderEliminar