El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Incompatibilidad de las células madre

Una de las dificultades a la hora de realizar una terapia basada en celulas madres son las posibles incompatibilidades que se pueden presentar, provocando así un rechazo inmunitario que podría en el caso más extremo llegar a enfermar a las personas que han recibido el tratamiento. Las proteínas implicadas en la compatibilidad se llaman en humanos HLA, antígenos leucocitarios humanos, y en el caso de ser diferentes entre el donante y el receptor pueden provocar un rechazo inmunitario. En realidad es muy dificil encontrar un donante que sea 100% igual, y se suelen usar aquellos que disponene un grado de coincidencia de 5/6 ó 4/6. En el caso de que el donante se un hermano, un hijo, un padre o un familiar cercano, la probabilidad de que padezcan una enfermedad de injerto contra huesped en el 30%-40% de los tratamientos, mientras que en personas no emparentadas la probabilidad es el doble, entre el 60% y el 80% de los casos sufren de incompatibilidad de las células madre con su propio organismo. Por suerte cada vez son más las herramientas que se tienen para poder saber con precisión el grado de compatibilidad de una persona.

2013, agosto. Se descubre que ST2 es un biomarcador que permite conocer el grado de incompatibilidad del trasplante. Los científicos observaron que esta substancia se eleva 15 días despues del transplante, y cuando el pico es muy alto significa que se manifestará la enfermedad de injerto contra huesped. La idea con la que están trabajando ahora es como predecir de forma precisas la respuesta del ST2 para así evitar tratamientos que podrían ser dañinos para la propia persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario