El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

El hígado, un órgano capaz de regenerarse

Las células madre destacan porque son las que permiten la regeneración de una gran cantidad de tejidos como la piel, la sangre o los músculos, mientras que las células especializadas por lo general han perdido su capacidad para dividirse en dos nuevas células. Pero hay una notable excepción, el hígado, ya que el tejido hepático no tiene ningún tipo de célula madre, sino que todas las células son capaces de multiplicarse para regenerar el tejido después de que haya sido eliminado una parte.

Las células que principales de este tejido, llamados hepatocitos son las primeras células en proliferar cuando detectan que es necesario. Además inducen a que las células vecinas se activen en el mismo sentido, desdiferenciándose, dividiéndose por mitosis y regenerando el hígado. De esta forma se multiplican las células epiteliales biliares que recubren los canalículos, células endoteliales fenestradas que recubren los sinusoides hepáticos y las células de Kupffer, que son macrófagos y las células de Ito, que se encargan de almacenar vitamina A y formar proteínas para la matriz extracelular del hígado. Esto es un hecho notable que con toda probabilidad ha sido ya estudiado por investigadores para comprender los mecanismos a través de los que se produce algo así contradiciendo al patrón general de todo el organismo en el que sólo las células madre son capaces de realizar la división celular.

La aplicación práctica a nivel médico de la gran capacidad de regeneración que tiene el hígado es que existe la posibilidad de realizar trasplantes de hígados a partir de donantes vivos a los que sólo se les extripa una parte, que luego regeneraran. Lógicamente algo así sólo se suele hacer entre hermanos u otros parientes muy cercanos para evitar la incompatibilidad del órgano y que este sea rechazado.

1 comentario:

  1. Carolina. Hola amigo tapia que feliz estar de nuevo en tu gran web. Lei del ensayo hace muchos años de inyecciones de celulas fetales hepaticas de ratones mrl en comunes que les habian amputados los digitos de sus patas, colas, parte orejas y se les regeneraron. Los ratones mrl con capacidades de regenerar partes de sus organos y miembros. Los mamiferos entre los cuales estamos tenemos al higado con gran capacidad de regeneracion.

    ResponderEliminar