El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Enfermedad injerto contra huésped en trasplantes alogénicos de médula osea

El trasplante de médula ósea es uno de los procedimientos estándar que se realizan con células madre pero cuando este trasplante es alogénico tiene un problema importante, la llamada enfermedad injerto contra huésped  Con el trasplante lo que se realiza es una extracción de un donante de células madre hematopoyéticas sanas que luego serán introducidas en el torrente sanguíneo del paciente para que se regenere la sangre y el sistema inmunitario. El trasplante alogénico de médula osea viene usándose desde hace mucho tiempo como la terapia principal de muchas enfermedades de la sangre, en combinación con otras técnicas, como por ejemplo la quimioterapia para eliminara las células cancerígenas en una leucemia.


Tras un trasplante de médula ósea, las células madre del donante reemplazan las células madre del paciente muertas o disfuncionales, y empiezan a generar glóbulos rojos y blancos de la sangre. Al mismo tiempo, el donante aporta un tipo de glóbulos rojos llamados linfocitos T que son capaces de destruir las células tumorales, pero si el donante no es 100% compatible existe la posibilidad de desarrollar la enfermedad injerto contra huésped  es decir que otros órganos se ven dañados. Cuando esto sucede es bastante frecuente que las células inmunitarias del donante ataquen a los tejidos normales de receptor y aparezcan síntomas en diferentes órganos: intestino, el hígado, los pulmones y la piel, y se produzcan daños graves, por ello algunos investigadores tratan de encontrar formas de mejorar el trasplante de médula ósea y evitar este tipo de problemas inmunitarios por incompatibilidad.

* 1990. Primeros trasplantes de médula ósea, creación de bancos para guardar estos tejidos.

* Se eliminan lo linfocitos T cuando se conoce que el grado de incompatibilidad no es suficientemente bajo, para que estas células no ataquen a los tejidos del paciente, aunque la terapia así es menos eficaz.

* El uso de sangre de cordón umbilical, evita tres problemas esenciales del trasplante de médula osea: falta de donantes, los efectos secundarios que sufre el donante y la enfermedad injerto contra huésped, que suele ser menor.

* 2013, marzo. Se publica la efectividad de un método alternativo para inhibir los limfócitos T del donante y que no ataquen a los órganos normales del paciente. Este método inhibe la vía de señalización de Noch y se encuentra aún en fase experimental.

* 2013, junio. Se desarrolla un medicamento contra la enfermedad injerto contra huésped, llamada Prochymal, que también tiene otras aplicaciones. Este fármaco se fabrica en Canadá y está basado en células madre.

* 2015. La empresa Mesoblast, ha terminado la fase 3 de su ensayo clínico para usar células madre mesenquimales de la médula ósea, para evitar la enfermedad de injerto contra huesped. Falta que el producto sea aprovado para su venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario