El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Leucemia mieloide crónica y células madre

El tratamiento de leucemia mieloide crónica habitual es la radioterapia o quimioterapia combinado con el trasplante de células madre hematopoyéticas, igual que la mayor parte de enfermedades de tipo oncológico relacionadas con la sangre o el sistema inmunitario. La leucemia mieloide crónica, conocida también por la siglas CML ( chronic myeloid leukemia ) y como leucemia mielógena crónica, puede ser curada si es tratada con rapidez y para ello es necesario tener una cantidad suficiente de células madre de la médula osea que estén sanas y sean compatibles, o bien células madre de cordón umbilical, ya que ambas tienen la capacidad de regenerar la sangre. Esta transfusión de células es vital ya que la radioterapia y quimioterapia matan una gran cantidad de las células madre de la sangre.

En principio para contrarrestar los efectos nocivos de la quimioterapia y radioterapia y poder restaurar la salud de la persona resulta indiferente que sean las células madre de otra persona o el propio paciente, siempre que no haya incompatibilidades de tipo inmunitario (como el grupo sanguíneo ABO, factor Rh y otros). No obstante hay un factor clave en el tratamiento de la leucemia mielodie crónica, es el tiempo. Los leucocitos afectados pueden llegar a salir del interior del hueso y asentarse en otros órganos como el bazo, los riñones, pulmones, intestinos y prácticamente cualquier parte del cuerpo humano. Es por ello que tener guardadas en un banco de sangre de cordón umbilical unas muestras de células madre propias o de un familiar cercano (hermano, sobrino, hijo, nieto...) hace posible un tratamiento más rápido y eficaz. La mayoría de los casos de CML Leucemia mieloide crónica suelen darse en adultos, aunque rara vez ocurre en niños también, y en ambos casos el tratamiento es el mismo, aunque los tiempos y dosis serán diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario