El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Inmunoterapia: aplicaciones médicas de las células madre

Imagen en Dominio Público (EE.UU.)
Las aplicaciones médicas de las células madre aceptan varias classificaciones, la más frequente hace referencia al tipo de terapia utilizada: inumoterapia, medicina regenerativa o terapia génica, teniendo en cuenta que en algunos casos pueden darse combinaciones de dos de ellas, o incluso las tres, tal y como sucede con la construcción de órganos biosintéticos, con células madre propias que no producen ningún rechazo del sistema de defensas del paciente. Veamos entonces qué es la inmunoterapia y cuando estas células capaces de regenerar la sangre y los tejidos del cuerpo se pueden utilizar en sus tratamientos.

La inmunoterapia es todo tratamiento en el que se trabaja sobre el sistema inmune, haciendo que este esté más activo para combatir enfermedades como el cáncer, o bien evitando por inmunosupresión su respuesta de defensa cuando esta puede dañar al propio organismo, e incluye los siguientes casos.


* Tratamientos médicos en los que se estimule el sistema inmune del organismo, para luchar contra diferentes enfermedades o incluso para la recuperación de los efectos secundarios de otras terapias más agresivas. El caso más típico son enfermedades oncológicas relacionadas con la sangre, como la leucemia, en la que es necesario regenerar las células madre de la médula ósea. Además del càncer también tienen aplicaciones a patologíass degenerativas y sistémicas.

* Tratamientos que empleen sustancias del sistema inmunitario. Toda teràpia que utilice las proteínas producidas por las células del sistema inmunitario también se incluyen, en particular los anticuerpos o inmunoglobulinas. Entre sus técnicas se incluye la immunoscintigrafía, una herramienta de diagnòstico basada en el uso de anticuerpos en vivo, actuando como una sonda específica de un antigeno. En el futuro este tipo de sustancias podría ser producido a partir de células madre, u otros organismos modificados genéticamente.

* Tratamientos para enfermedades autoinmunes o alergias. La inmunosupresión es una de las aplicaciones normales para evitar las respuestas incontroladas del propio sistema nervioso en las alergias graves (reduciendo la sensibilidad a los alérgenos ) y en enfermedades como la diabetes tipo I o Síndrome de Lambert-Eaton. En la actualidad ya no sólo se busca eliminar las respuestas inmunitarias, sino regularlas y conseguir un control sobre ellas, modificando incluso el ADN a través de terapias génicas.

* Tratamientos para evitar la respuesta del sistema inmunitario, específica o inespecífica en trasplantes. Se incluye desde terapias complementarias para reducir la inflamación en heridas graves, a las técnicas empleadas para evitar el rechazo inmunitario en los trasplantes de órganos. Un caso claro de este tipo de terapia es la transfusión de linfocitos y células madre hematopoyéticas en determinados trasplantes para que el rechazo sea menor. En cambio una aplicación que no todo el mundo incluye dentro de la inmunoterapia es la bioconstrucción de órganos en el laboratorio a partir de células madre, aunque en este caso el objetivo también es evitar la respuesta del sistema inmunitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario