El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Inmunodeficiencia genética y células madre

Uno de los puntos flacos del uso autólogo de células madre para curar enfermedades es cuando el desequilibrio proviene del ADN de las propias células, ya que en este caso el paciente ha de recurrir a las células de otra persona (con toda la dificultad que eso supone) o bien realizar una terapia génica, para restaurar el funcionamiento correcto de las propias células antes de volverlas a introducir en su cuerpo. La inmunodeficiencia genética es una de las enfermedades que tiene este cuadro, y que puede ser curada gracias a la ingeniería genética.

2001-2002. Durante dos años se realizó la terapia génica a 4 niños "burbuja", unos primero y otros más tarde. Todos ellos tenían inmunodeficiencia genética grave, y gracias al tratamiento pudieron tener una vida normal durante varios años, hasta el 2004. No hay información posterior a la fecha, pero se supone que siguieron con normalidad su vida. Para el tratamiento se usó un retrovirus de gibón que infecta las células con el ADN especial que se le incorpora, transmitiendo el gen "sano". Estas células se incorporan al paciente y son detectadas como propias.

2013, mayo. Investigadores de la Universidad de California San Francisco (UCSF), en Estados Unidos, han logrado el primer tejido del timo humano a través de la diferenciación de células madre embrionarias en el laboratorio. Los científicos demostraron que, en ratones, el tejido se puede utilizar para fomentar el desarrollo de las células blancas de la sangre que el cuerpo necesita para montar respuestas inmunes saludables y prevenir las reacciones autoinmunes dañinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario