El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Tipos de Células Madre: Cuerpo Humano

El cuerpo humano está formado por millones de células que se organizan para poder vivir juntas. Entre ellas hay algunas que son capaces de dividirse en dos, a estas las llamamos células madre, stem cells o células troncales. ¿Qué son? ¿En cuantos tipos diferentes las podemos dividir? Algunas tienen la capacidad de crear desde un globulo rojo, hasta una neurona o una fibra muscular, pero otras sólo pueden dar lugar a un tipo celular, como por ejemplo las células del epitelio estratificado de la piel. Por ello se dice que son totipotentes, pluripotentes, multipotentes o unipotentes, según la cantidad de tejidos que son capaces de crear, pero lo más importante es el origen de estos diminutos seres vivos que forman el cuerpo humano. Podemos decir pues que hay quatre grandes tipos de células madre en el cuerpo humano: embrionarias, fetales, adultas y germinales. Además de estos grupos naturales también pueden añadirse las que son inducidas a través de la biotecnología a partir de tejidos diferenciados.

Las células madre embrionarias. Son aquellas que forman el embrión y aún son totipotentes, de forma que sus hijas pueden dar a cualquier línea celular siempre que se encuentren en el medio ambiente adecuado. Son capaces de generar un ser vivo entero, órganos y tejidos. Sus aplicaciones médicas están en constante evolución, pero su uso está limitado por la ética, ya que supone la muerte de embriones humanos.

Células madre fetales. Están presentes en tejidos y órganos fetales como la sangre, el hígado o el pulmón, son similares a las de los adultos, pero aún pueden dar otros tipos de células si se cambian de sitio. Sus aplicaciones son mínimas ya que tienen los inconvenientes éticos y no presentan las ventajas de las de origen embrionario.

Células madre adultas somáticas: Son células que no se han especializado y que forman parte de los tejidos de un hombre o mujer. Por ejemplo en la base de los tejidos epiteliales se encuentran este tipo de células, capaces de regenerar la piel, la mucosa intestinal, las paredes de las arterias... Y lo mismo sucede con las glándulas, los músculos, e incluso algunas regiones del sistema nervioso. Normalmente son unipotentes o pluripotentes, de forma que sólo pueden dar lugar a una única linea celular o a un único tejido. En la médula ósea podemos encontrar las que crean la sangre, incluyendo desde los glóbulos rojos a todo tipo de células inmunitarias. Las de tipo mesenquimal que pueden hallarse en la grasa corporal tienen capacidad para regenerar tejidos musculares, vasculares, óseos, conjuntivos, nerviosos, etc. y en la actualidad se trabaja intensamente para poder sustituir tejidos dañados del corazón con estas células.

Células madre adultas germinales: En el proceso de desarrollo del cuerpo humano uno de los primeros cambios a nivel genético es la diferenciación de dos grandes tipos de células; por un lado las que forman el cuerpo, llamas somáticas, y por otro las que dan lugar a la línea germinal, que es la encargada de crear los espermatozoides en el hombre y los óvulos en la mujer. Son casi totipotentes, pero al estar en las gónadas sólo producen gametas.

Células madre de cordón umbilical. Son las que se pueden extraer sin dolor tras el parto y guardarse en bancos de células madre para ser usadas en un futuro si fueran necesarias. Se han descubierto dos tipos diferente en el cordón umbilical que une a la madre con el bebé: las hematopoyeticas y las mesenquimales, que son guardadas en España por empresas como CrioCord, Secuvita o Bioteca. Las mesenquimáticas producen la sangre y los tejidos corporales, respectivamente. Son muy interesantes para poder realizar transfusiones o transplantes de tipo autologo (la persona se dona sus propias células, bien sean de tipo adulto o si sus padres han sido precavidos puede usar las del cordón umbilical recogidas el día de su nacimiento).

1 comentario:

  1. Muy interesante su post. Gracias por difundir las ventajas de conservar las células madre de la sangre procedente de cordón umbilical.
    Vidacord es también otro banco de tejidos en el que poder conservar dichas células, además de los que referencia, con la particularidad de que fue el primer banco autorizado en España.
    Un cordial saludo.
    VidaCord
    www.vidacord.es
    https://www.facebook.com/Banco.de.sangre.de.cordon
    www.youtube/vidacord
    www.vimeo/vidacord
    @VidaCord

    ResponderEliminar