El futuro de las aplicaciones de las células madre está plagado de esperanzas para todas aquellas personas que esperan una cura a la diabetis tipo 1, el Parkinsón o una lesión de rodilla a través de la medicina regnerativa, para las personas que tras un accidente necesiten un trasplante de un órgano bioartificial e incluso para aquellos que recurren a los tratamientos de estética para evitar la caida del cabello, borrar las arrugas o moldear su figura. Pero las células madre no son sólo ricas en aplicaciones médicas en el futuro, en la actualidad existen numerosos tratamientos para enfermedades de tipo hematológico, para determinados tipos de cáncer com la leucemia y para algunas patologías genéticas o imnunológicas. En este blog tienes información contrastada de las diferentes aplicaciones de las células madre en la actualidad, tanto en humanos como en animales y de las investigaciones que se están haciendo para nuevas aplicaciones: infartos de corazón, curación de fracturas, aumentos pecho, la alopecia, regeneración de la piel, de venas, arterias, músculos y articulaciones, la construcción de un corazón o un pulmón bioartificial... y son proyectos que ya están en vías de desarrollo. Además de la medicina regenerativa en las aplicaciones clínicas también tenemos en cuenta las terapias génicas y los tratamientos de inmunología, ya que por ejemplo el trasplante de riñones de otra persona es más eficaz si se administran células madre al mismo tiempo.

Biomarcadores de las células madre cancerígenas

La última noticia importante sobre las células madre cancerígenas trata sobre el descubrimiento de un biomarcador natural que es fluorescente y que permite localizar con mayor facilidad este tipo de células. El marcador biológico es la vitamina B2, una sustancia que se almacena en las células madre cancerígenas y que emite luz amarillenta, verde, después de ser iluminada. Aún se desconocen muchos detalles, pero la presencia de cantidades grandes de vitamina B2 permite usar técnicas de detección más sencillas, sin que se tengan que aplicar substancias fluorescentes externas, como por ejemplo anticuerpos modificados.

Uso de células madre en la isquemia crítica de las extremidades

También en Murcia, en el Servicio de Cirugía Vascular de la Arrixacade se están desarrollando aplicaciones de células madre para mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio con éxito, con colaboración del Hospital Clínico de Salamanca y la Clínica Universitaria de Navarra.

En concreto las células madre hematopoyeticas adultas se utilizan para regenerar la red de vasos sanguíneos en personas con isquemias críticas que tienen riesgo de amputación. Es un tratamiento autólogo, que tiene la ventaja de no tener rechazo inmunitario, y por lo general se realiza con los implantes de células madre obtenidas de la médula ósea del mismo paciente, aunque se podría evitar la extracción si se tuvieran reservar de estas células obtenidas a través del cordón umbilical.

El Síndrome de Scheiene y las células madre

El síndrome de Scheie es la forma más leve de mucopolisacaridosis tipo 1 (MPS1), una enfermedad rara de tipo metabólico que se debe a una falta de la enzima alfa-L-iduronidasa. Como consecuencia se acumula dermatán sulfato (DS) y heparán sulfato (HS) dentro de los lisososmas (un "órgano" dentro de las células). Esto provoca anomalías en el esqueleto y el aparato locomotor, pero en el caso del síndrome de Scheie (a diferencia del de Hurler que es mucho más grave) no supone la reducción la capacidad intelectual. Los síntomas suelen aparecer a partir de los 5 años, y como son leves es normal tardar en detectarlos, llegando incluso a la detección de algunos casos en adultos.

Electrospining: bioingenieria de tejidos y órganos

El electrospinning es una técnica que podemos considerar dentro de las nanotecnologías, ya que permite crear fibras nanométricas, con diámetros de unos 50 nm, con campos eléctricos. Estas fibras se pueden usar para encapsular substancias o para crear redes de polímeros, con formas y direcciones diferentes. La técnica se ha aplicado al sector textil, medio y farmacéutico, y puede tener una gran importancia en la bioingenieria de tejidos y órganos.

Seguros médicos para tratamientos de medicina regenerativa

La semana pasada se fue tratada por primera vez una persona con células iPS en Japón, todo dentro de un protocolo experimental de un ensayo clínico, y poco después el periódico digital The Japans News informa de la aparición de una ley que obliga a usar nuevos seguros médicos para los tratamientos de medicina regenerativa. De momento no existe nada similar en Europa, ni en Estados Unidos, pero es previsible que pronto veamos algo similar en occidente.

2014, septiembre. Se aprueba una ley en Japón, que obliga a las empresas de biotecnología que ofrezcan terapias de tipo comercial que tengan un seguro que cubra la posibilidad de un error o fallo en el tratamiento.

2014, octubre. Se espera el lanzamiento de los primeros seguros médicos para tratamientos de medicina regenerativa, por parte de las compañías que operan en Japón.

Tratamiento para la inmunodeficiencia ligada al cromosoma X con células madre

Las inmunodeficiencias ligadas al cromosoma X son enfermedades genéticas que provocan que el sistema inmunitario de la persona no responda ante cuerpos u organismos extraños. Se observa una menor cantidad de glóbulos blancos en la sangre, o incluso una ausencia completa de ellos. Como se expresan desde tempranas edades una vez que el niño nace es vulnerable ante infecciones y muchas veces es necesario que esté protegido en una campanas especiales que evitan que enferme.

UM171, la molécula que multiplica las células madre SCU

La noticia de la semana sobre las células madre es la publicación de un descubrimiento de que la molécula UM171 puede hacer que las células madre de la sangre del cordón umbilical se multiplique. De momento son muchas las incognitas que hay sobre el potencial real de esta molécula, que quizás también tenga efectos en otras líneas de células madre. Pero como mínimo se espera una aplicación a corto plazo para multiplicar las células guardadas en los bancos SCU privados y públicos, que permitirá que traten a más pacientes.